8 reglas de Oro para el cuidado de tus riñones

¿Qué puedes hacer por tus riñones?

 

Las enfermedades renales pueden ser un asesino silencioso, lo cual puede afectar gravemente tu calidad de vida. Existen diferentes formas de reducir el riesgo de desarrollar enfermedades renales.

Mantente en forma, sé activo.

Esto puede ayudarte a mantener un peso ideal, reduciendo tu presión arterial y el riesgo de una enfermedad crónica renal.

 

Ten una dieta saludable

Esto puede ayudarte a mantener un peso ideal, reducir la presión arterial, prevenir la diabetes, condiciones cardíacas y otras condiciones asociadas con con enfermedades renales crónicas.

Reduce el consumo de sal. El consumo recomendable de sodio es de 5 a 6 gramos de sal por día, Esto incluye la sal que se encuentra en los alimentos. (alrededor de una cucharada pequeña). Para reducir el consumo de sal, trata de limitar la cantidad de comida procesada y de restaurantes, y no añadas sal a las comidas. Será más fácil si preparas tus propias comidas con ingredientes frescos.

 

Revisa y controla el nivel de azúcar en tu sangre.

Alrededor de la mitad de las personas que tienen diabetes no saben que la tienen, por lo tanto es importante que revises tus niveles de azúcar como parte de tus chequeos generales. Esto es particularmente importante para aquellos que se están acercando a una edad media y avanzada. Alrededor de la mitad de las personas que tienen diabetes desarrollan daños renales, pero esto se puede prevenir si la diabetes es controlada. Revisa tus funciones renales con pruebas de sangre y orina.

 

Revisa y controla tu presión arterial

Alrededor de la mitad de las personas con presión arterial alta no lo saben, por lo tanto, es necesario que revises tu presión arterial como parte de tus chequeos generales. Esto es especialmente importante  para aquellos que se aproximen a edades medias o avanzadas. La presión arterial alta puede generar daños en tus riñones, esto es especialmente usual con factores asociados como la diabetes, colesterol alto y enfermedades cardiovasculares. El riesgo puede ser reducido con buenos controles de la presión arterial.

El nivel de la presión arterial normal para un adulto es de 120/80, La hipertensión es diagnosticada cuando la medición de la presión arterial en dos días diferentes es igual o superior a 140 mmHG en ambos, o cuando la medición de la presión arterial diastólica en ambos días es igual o superior a 90 mmHg (OMS).

Si tu presión arterial es persistentemente alta sobre los rangos normales (Especialmente si eres una persona joven) usted debería consultar con su doctor para discutir el riesgo, y las modificaciones en su estilo de vida y tratamientos medicados.

La asociación americana del corazón y el Colegio cardiológico americano plantean lineamientos para la presión arterial alta (2017) y sugieren que esta debería ser tratada a una edad temprana con cambios en el estilo de vida y medicación a 130/80 mmHg en vez que a 140/90 mm Hg. Sin embargo, no todos en las organizaciones alrededor del mundo han adoptado esta recomendación. Es mejor consultar a tu médico.

 

Asegurate de tomar bebidas suficientes

La cantidad apropiada de líquidos que debe tomar una persona depende de diferentes factores, incluyendo ejercicio, clima, condiciones de salud, embarazo y lactancia.

Normalmente esto significa 8 tazas, o cerca de 2 litros por dia para una persona saludable en condiciones climáticas cómodas.

Esto debe ser ajustado en condiciones climáticas severas, y según condiciones renales o cardiacas. Consulta a tu médico para saber cual es el mejor balance.

 

No fumes

Fumar hace más lento el flujo de sangre a los riñones. Cuando llega menos sangre a los riñones, su habilidad para funcionar correctamente puede disminuir. Fumar también aumenta el riesgo de cáncer de riñón en un 50%.

 

No tomes antiinflamatorios o pastillas para el dolor frecuentemente.

Drogas comunes como antiinflamatorios sin esteroides (NSAIDS) o pastillas para el dolor como el ibuprofeno pueden dañar los riñones si son tomadas con regularidad

Si tienes enfermedad renal o un funcionamiento inferior de tu riñón, tomar incluso pequeñas dosis pueden dañar tus riñones, si estas dudando de tu condición habla con un médico o farmaceuta.

 

Revisa tu riñón si tienes una o más de estos factores de alto riesgo

  • Diabetes
  • Hipertensión
  • Obesidad
  • Historial familiar de enfermedad renal.