¿Cómo cambia la logística de mi terapia si soy positivo para COVID-19?

Sigue asistiendo a tu diálisis con todos los cuidados necesarios

Te contamos cómo se han dispuesto las unidades para atenderte aunque tengas coronavirus

El coronavirus nos tomó por sorpresa desde finales de 2019. Desde entonces, médicos y científicos de todo el mundo luchan contra el tiempo para descubrir la vacuna que nos permita retomar nuestro ritmo de vida normal.

Mientras tanto, es importante que cuidemos al máximo nuestra salud y la de las personas que nos rodean. Así, en el caso particular de las personas con Enfermedad Renal Crónica (ERC), requieren de ciertos cuidados especiales.

¿Qué debo saber acerca del coronavirus si soy paciente con ERC?

Para las personas con esta enfermedad, la existencia de este virus es una invitación a extremar las medidas de cuidado en casa y fuera de ella. Dado que la ERC se considera una comorbilidad, es decir, una condición que podría dificultar la mejoría y el pronóstico ante un contagio de coronavirus, es clave entender cuáles son los síntomas asociados a la COVID-19 y comenzar a actuar de inmediato.

“La recomendación primordial es que ante cualquier síntoma relacionado con COVID-19, como puede ser tos, secreción nasal, fiebre, dolores musculares, diarrea y/o dolor abdominal, siempre avise el paciente cuando se le hace el triage telefónico, que es cuando de la clínica lo llaman para saber cómo está y averiguar si tiene estos síntomas. Si este no es el caso y los síntomas aparecen después del triage telefónico, al llegar a la unidad se le hace un triage presencial, ahí el paciente debe estar seguro de decir todo lo que siente para reducir cualquier riesgo”, explica nuestro médico Alfonso Bunch, internista nefrólogo y Director Médico en Baxter Renal Care Services.

¿Cómo va a ser mi terapia si tengo coronavirus?

En el caso de los pacientes que ya están confirmados para COVID-19 y requieren hemodiálisis, las unidades renales han dispuesto varios cambios para evitar la propagación del virus sin que al paciente le falte ninguna de las atenciones de rutina en sus tratamientos.

  • Para empezar, en las unidades cambiaron algunos horarios de atención en terapia. De esta manera se reduce el volumen de pacientes entrando y saliendo a la unidad. Es recomendable que cada paciente consulte con su centro de atención en caso de no haber sido notificado de algún cambio de horario.
     
  • Los pacientes de hemodiálisis que tengan coronavirus recibirán su terapia en salas apartadas de otros pacientes, según las características de la clínica. De igual manera, el personal está atento a no utilizar los mismos implementos de bioseguridad entre pacientes COVID-19 y pacientes que no tengan el virus para evitar la propagación.
     
  • Para el caso de pacientes que ya tienen coronavirus, hay un monitoreo diario telefónico para controlar su salud e identificar oportunamente los casos que puedan requerir hospitalización.
     
  • Es de vital importancia que cada paciente esté muy atento a sus síntomas, con o sin coronavirus, para informar a sus médicos de cualquier novedad. Entre más rápido se atienda cada caso, mejoran las probabilidades de evitar complicaciones serias de salud.