Enfermedad Renal Crónica: ¿cómo detectarla a tiempo?

Al igual que otras enfermedades, el diagnóstico temprano y oportuno es vital para mantener una buena calidad de vida en el paciente en el caso de la Enfermedad Renal Crónica. Estas son algunas de las recomendaciones para pacientes con este diagnóstico. 

Para empezar, es importante comprender cuáles son los factores de riesgo que pueden significar para una persona el comienzo de la ERC. En primera medida, los síntomas que pueden advertir que se sufre de esta condición en una primera etapa incluyen:

  • Disminución del volumen urinario
  • Sangre en la orina
  • Hinchazón de las piernas y la cara
  • Náuseas
  • Vómito
  • Hipertensión arterial
  • Orina con demasiada espuma    

A pesar de estos síntomas, en muchos casos la ERC tiene un comportamiento silencioso en sus inicios. Por esta razón, es de vital importancia hacer los correspondientes exámenes aun cuando sean solo para descartar la enfermedad. De esta manera, el paciente evitará que su condición se agrava en caso de tener la enfermedad, y comenzar a trabajar lo más pronto posible en el tratamiento.  

Los exámenes recomendados para detectar a tiempo la ERC según la National Kidney Fundation son dos, un examen de orina y luego uno de sangre. El de orina permite saber si hay rastros de proteína en ella, señal de que los riñones no están filtrando la sangre correctamente. El de sangre, por otra parte, permite saber si el riñón tiene algún tipo de problema ya que los niveles de creatinina (desecho proveniente de los músculos) se elevan. Los resultados de estos dos parciales son necesarios para descartar o confirmar la presencia de una ERC. 

De igual manera, existen pacientes con factores de riesgo que pueden llevar a desarrollar esta condición. De acuerdo con la American Kidney Fund, estos son algunos de ellos:

  • Diabetes
  • Hipertensión
  • Problemas cardiacos
  • Obesidad 
  • Familiares con enfermedad renal
  • Personas de más de 60 años

Si el paciente cuenta con una o varias de estas condiciones, es recomendable que se realice un control de función renal de manera periódica para descartar la existencia de una ERC, o para comenzar a tratarla oportunamente en caso de ser detectada. 

En caso de que el paciente sea diagnosticado con ERC, es crucial entender que existen diferentes grados de esta enfermedad, así como diferentes factores que pueden alterar la forma en que se desarrolle la misma. 

¿Cómo proceder cuando se detecta un caso de ERC? 

  • Para empezar, será necesario evitar los medicamentos llamados nefrotóxicos, dañinos para el riñón, tales como algunos analgésicos y antibióticos. Se deben consumir únicamente los que el médico apruebe.
  • Garantizar un adecuado consumo de líquidos. El paciente debe beber suficiente agua y evitar las bebidas alcohólicas.
  • Tener, de forma paralela, un control de los factores de riesgo (diabetes, hipertensión arterial).

Si el paciente ya está en un estado moderado o avanzado de la ERC, es importante que tenga acceso a una vigilancia y chequeo constante de su función renal y sus factores de riesgo, los cuales deben realizarse siempre bajo el seguimiento específico del especialista. 

Para garantizar el éxito del tratamiento, en el caso de los pacientes de diálisis, es necesario mantener una adherencia a los controles médicos periódicos, así como llevar un cuidado de la tensión arterial, de la diabetes en caso de padecerla y seguir estrictamente las recomendaciones nutricionales