¿Cómo ralentizar el progreso de los estadíos en la ERC por medio de hábitos sencillos?

Para los pacientes de Enfermedad Renal Crónica, es importante saber, que evitar el progreso
acelerado de la enfermedad, sí es posible.

Lo primero, es entender cómo funciona la enfermedad renal crónica, y cuáles son esos
estadíos de la misma.

Tal como explica Mauricio Sanabria, médico nefrólogo de Baxter Renal Care Services, la
enfermedad se clasifica según la taza de filtración glomerular, es decir, la cantidad de filtrado
de sangre que el riñón hace en mililitros por minuto.

“Esos estadios definen la enfermedad renal crónica por debajo de 60 mililitros por minuto de
tasa de filtrado glomerular, y los de estadío 3A serían los que están entre 60 y 45 mililitros por
minuto. Los de estadio 3B estarían entre 45 y 30 mililitros por minuto. Los de estadío cuatro,
están entre 30 y 15 mililitros por minuto. Los pacientes que tienen menos de 15 mililitros por
minuto tienen un estadio de enfermedad renal crónica denominado “estadío 5”, que también es
conocido como falla renal. En este punto, el paciente se acerca a la necesidad de reemplazo de
la función renal con diálisis o con trasplante”, indica este médico.

¿Cómo saber en qué estado estamos?

Solo un examen de laboratorio puede definir los niveles de sustancias producto de nuestro
metabolismo normal en la sangre. Cuando estas son elevadas, nos alertan de que el riñón no
está cumpliendo sus funciones.

Exámenes de laboratorio miden los niveles de sustancias que son producto del metabolismo de
la persona, y que en el caso de la ERC típicamente se encuentran elevadas, y que además
definen los estadios de esta enfermedad. En los pacientes con ERC muy frecuentemente se
miden los niveles de creatinina en sangre y de albumina y creatinina en orina parcial.

¿Qué hábitos cambiar si quiero ralentizar el avance de los estadíos?

Algo de lo más importante, recuerda Sanabria, es cambiar nuestros hábitos alimenticios.

• Se recomienda disminuir hasta un punto la ingesta de proteínas de origen animal y consumir
una dieta baja en sal y en grasas.

“Se debe llevar una dieta muy sana, que haga que las nefronas (células del riñón) que todavía
funcionan en la unidad funcional del riñón, no trabajen forzadamente. Esto ha demostrado que
disminuye la progresión de la enfermedad renal. Desde ese punto de vista los hábitos son muy
importantes”, agrega Sanabria.

• Los pacientes con ERC deberían tener un aporte suficiente de líquidos, y no aguantar sed en
ninguna circunstancia, especialmente en los primeros estadíos. En los más avanzados, se
suele disminuir un poco la ingesta de líquidos.

• Es necesario mantener a raya el consumo de sal y alimentos con mucha carga de sodio.

“Se debe llevar un control muy estricto, muy cuidadoso de la tensión arterial. Una buena
tensión arterial, dentro de los rangos normales, ha demostrado ser clave para evitar la
progresión de la enfermedad renal”, explica.

• En el caso de los pacientes diabéticos, se puede evitar el avance de la ERC con controles
periódicos de glicemia en la sangre. Si el paciente se asegura de tener sus niveles bajo
control, muy seguramente logrará pausar el avance de la enfermedad.

• Por supuesto, otro factor a tener en cuenta es el control del peso corporal incluyendo el
ejercicio como parte de la rutina.

Tal como explica nuestro médico, “la obesidad y el ácido úrico en la sangre hacen parte de lo
que se llama el ’síndrome metabólico’ y pueden afectar la función del riñón, entonces el
paciente debe ponerse en forma y hacer ejercicio”.

A tener en cuenta

Por supuesto, a todos los pacientes de ERC, se les recomienda adoptar estilos de vida
saludables. Sin embargo, también es cierto que entre más avanzado sea el estadío, más
estrictos serán los cambios en la dieta y las rutinas diarias. Con esto en mente, es de vital
importancia que se adopten cambios progresivos que ayuden a que nuestro organismo se
adapte mejor para afrontar la ERC, aliviando la carga de trabajo que se le pone al riñon.